Profe Malena: un toque de letras, de magia y de creatividad en las aulas

Licenciada en humanidades y español de la Universidad de Antioquia, especialista en informática de la educación de la Universidad de Santander y con deseos de hacer maestría en didáctica de la literatura o educación para la innovación, es el perfil profesional de la docente María Helena Usma, más conocida como “Malena” y actual ganadora del tercer puesto del Premio Santillana 2016 con su proyecto “Laboratorio de Letras” en la I.E Avelino Saldarriaga.

Profesora María Helena Usma en clase

Malena nació en Jericó Antioquia y desde los 7 años de edad vive en el municipio de Itagüí en el barrio La Independencia. Creció en una familia conformada por papá, mamá, tres hermanas y un hermano de los cuales la única profesional es ella. Pese a  que sus padres  no terminaron la primaria, siempre la invitaron a leer, la motivaron a tener las letras y los libros como parte de su vida. “Mi papá siempre me decía que yo había nacido para los libros porque me gustaba mucho leer el colombiano y cuanto papel encontraba por ahí. En realidad, yo aprendí a leer muy chiquita porque mis papás casi no sabían leer y entonces me decían que leyera para que luego les enseñara a ellos. Por otro lado yo tuve una maestra muy bonita en primero y ella me enseñó a leer mucho con los periódicos porque no teníamos para comprar esa revista de coquito ni la de nacho lee, incluso cuando crecí me compré la revista porque siempre quise tenerla y cumplí con ese sueño, tener mi propia revista de nacho lee. Esta historia tiene un toque muy divertido porque solo una vez a mi hermana mayor le dieron la revista de nacho lee y ella debía pasarla por todas las tres hermanas. Un día me tocaba el turno de tenerla y un niño me la rasgó, entonces  mi hermana me manipuló un montón de tiempo diciéndome que si no lavaba los platos o cumplía con tareas domésticas por ella en la casa, le iba a decir a mi mamá que yo la había dañado, eso obvio me habría generado muchos problemas en casa, ahora recordamos la historia y nos morimos de risa todos” Comenta María Helena Usma.

Malena asegura que creció en una familia de rosario en mano, una familia típica antioqueña de frijoles todos los días a las 6:00 de la tarde y con la chancla y el ramal como método para corregir o prevenir un mal comportamiento. Como base fundamental para la vida, la criaron con valores innegociables como la honestidad, la humildad y el respeto por el otro. Su color favorito es el negro. Ama los días oscuros y lluviosos, por esta razón, sueña con vivir en Londres por su clima de invierno y porque podría usar con mayor gracia la ropa que la caracteriza, las gorras, las boinas, los guantes y las bufandas.

La música favorita de María Helena es el Rock, es amante de Guns N’ Roses, Rammstein y toda la música de los 80 y 90, no solo porque fuera la música de su juventud sino que considera es una de las generaciones más privilegiadas con la música y sus letras. El cine le apasiona, pero el cine de culto, el cine independiente. Admira y le gusta la cultura de la india, sus mejores amigos pertenecen a dicha  cultura y los aprendizajes adquiridos con esta la hacen una seguidora de muchas de sus tradiciones.

La pasta y las verduras con vinagretas son el plato favorito de María Helena, no le gusta la carne de cerdo, cree en Dios y respeta firmemente a los que pertenecen a otras religiones. Le gustan mucho los animales y trata de cuidarlos desde todos los aspectos posibles.

Todos los días consulta la sección de noticias de Google,  la página de la BBC y  The New York Times. Es seguidora de Harry Potter, le gusta ver caricaturas de Disney, leer fábulas y cuentos infantiles cada día y es de las que se inspira de 12:00 a 2:00 de la madrugada.

Profesora María Helena en clase de español.

Su primera experiencia en educación fue como docente en colegios privados y estuvo 17 años ejerciendo con orgullo en estos, un día escuchó los consejos de un colega que le aseguró que en los colegios oficiales tendría más posibilidades y tiempo para generar propuestas y proyectos educativos para beneficio propio y el de sus estudiantes. Sin dudar de esas palabras, se presentó a concurso, fue seleccionada y ahora lleva a cabo una tarea admirable y llena de satisfacciones en las aulas. “Yo trabajo en mi jornada normal todas las mañanas hasta el mediodía y luego dedico muchas horas a la elaboración y la ejecución de proyectos. Yo siempre les digo a mis niños que yo amo a mis libros, más que muchas cosas en la vida y que amo poder compartir con ellos esa pasión cada día. Yo estoy convencida de que el docente debe leer constantemente, porque un profesor que no lee es un profesor que pierde ideas para innovar, sea en un computador, un libro o una Tablet, hay que leer. Mi casa por ejemplo es una casa de libros, mi hijo es bibliotecario y todos los detalles del hogar son los libros, en resumen, mi casa es una biblioteca y quisiera llevarles todo eso a mis chicos a las clases, decirles y demostrarles que leer es abrirse a un mundo de múltiples posibilidades.” Afirma María Helena.

Lo que más le gusta a Malena de ser docente es aprender de sus muchachos, como los nombra siempre. Está segura que el maestro que diga que no aprende de ellos ya puede despedirse de su profesión. Para ella, la docencia es la única profesión donde puedes ver todas las profesiones del mundo, es el privilegio de tocar al otro, de crear una conexión humana que supera cualquier vocación. Ese poder de conexión en el aula es lo que la mantiene ilusionada y dichosa de la profesión que eligió para su vida, le encantaría, que en términos generales, todos los docentes hablaran el mismo idioma en las aulas, es decir, no pretende que todos sean como ella, solo que todos se animen a cambiar los métodos de enseñanza y así mejorar los métodos de aprendizaje, desea que todos se animen a cambiar los esquemas y que esto de verdad permita habitar aulas con estudiantes felices de estar en clase, sea cual sea el área de conocimiento que se esté trabajando. “Yo no digo que la educación tradicional sea mala, pero este siglo XXI  llegó para cambiar muchas cosas por medio de  las tecnologías y las TIC, en ese aspecto, los maestros se resisten mucho, yo era una de esas, pero  ahora  es indispensable que el maestro tenga en cuenta el poder de las TIC, es necesario que diga que sí puede encontrar en un Facebook, en una red social, en un Google y en un YouTube muchas herramientas para llevar al aula sin sufrir tanto y sin ponerle tanta complejidad. Yo no sé porque uno como maestro se limita a llevar un taller aburrido a clase y ya,  eso es muy preocupante, porque la educación tiene que cambiar y empieza por el maestro. No hay que tecnificar la educación, es cierto, pero hay que hacer de ella un método más dinámico y que al estudiante le guste, hay que moldear la educación a los intereses que los chicos tienen ahora y la tecnología es una de esas. Yo hasta ahora entiendo que debo utilizar otras herramientas para el aprendizaje y más para motivarlos a la lectura, porque sin duda alguna el protagonista del aula es el estudiante.” Puntualiza la profe Malena.

Un libro con 180 cuentos elaborados por ella esperan una oportunidad de publicación en casa, hasta que recopile todo el dinero para publicarlo, reciba un patrocinio o encuentre algún concurso en el cual compartirlos, éste seguirá en su biblioteca personal. Por el lado de la ciencia se siente identificada con Charles Darwin por su gran curiosidad y su deseo de investigar el porqué de todas las cosas que le interesan, asegura que la curiosidad es una de las fuentes de la creatividad y por esa razón tiene todos sus libros. En la literatura se identifica con el libro “Los miserables” por todo lo que gira en torno al tema de la injusticia y todo lo que teje a nivel social esa historia.

Profesora María Helena en su semillero de ciencias

Al día de hoy, la docente María Helena siente que ha hecho las cosas muy bien, que ha vivido y gozado de años bonitos, con dificultades como todo el mundo, pero que ha sido fuerte y  que lo que le quedan son ganas de seguir luchando. Sueños ha cumplido muchos y otros siguen en lista, como el tener su propia aula en casa con muchos microscopios y muchos libros, en la cual pueda llevar a sus muchachos en las tardes. Con esa ilusión se presentó al concurso del Nobel de la educación porque es mucho dinero el que podría ganar y soñar con ese premio es sentirse más cerca de su aula, un aula de chocolate caliente y arepa de chócolo y un espacio de conexión y afecto. Cree firmemente que de lugares como el que se sueña podrían salir al mundo futuros científicos, ingenieros, poetas y grandes seres humanos.

El miedo más latente de la profesora Malena es que una enfermedad la postre en una cama y no pueda estar en las aulas con sus muchachos,  no se imagina haciendo otra cosa y sin la emoción de levantarse cada día pensando en las actividades que desarrollará en las clases.

El premio Santillana para la docente es solo un reconocimiento a una de las muchas acciones que desarrolla cada día por mejorar la calidad educativa de sus estudiantes, sabe que no es el primero ni el último concurso en el que estará, pero sí es consciente que es uno de los mejores premios que ha podido obtener para sus muchachos, sabe que una biblioteca escolar para su colegio es un poquito más de letras, de magia y de saberes que podrán tener a la mano todos los estudiantes de la I.E Avelino Saldarriaga. Un libro más es una ventana abierta al saber y una posibilidad más para que crezca su laboratorio de letras.

0 Comentarios

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Contáctanos

Si necesitas ayuda con algún aspecto de la Red Educativa, deseas reportar un problema, realizar alguna sugerencia o incluso felicitarnos; completa el siguiente formulario.

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?